Arequipa

El gran reto de la inclusión escolar

12 de marzo de 2016
El gran reto de la inclusión escolar

La educación es un derecho fundamental y clave para el desarrollo de una sociedad y en particular de las personas con menos recursos, y de condiciones vulnerables. En el caso de un niño o niña con discapacidad, el acceso a la enseñanza es aún más vital, pues lo ayudará a tener mayores oportunidades en el ámbito laboral.

Por Mariela Zuni M.
 
La Ley N° 29973, Ley General de Personas con Discapacidad, y su Reglamento, constituyen las normas nacionales más importantes dentro de aquellas que buscan promover los derechos de las personas con discapacidad en el Perú, regulando las obligaciones del Estado en materia de salud, rehabilitación, accesibilidad, deporte, trabajo, empleo, protección social, y principalmente la educación.
 
En el Perú somos más de 31 millones de peruanos, de ellos el 5.2% tiene algún tipo de discapacidad, el 78% de la población en edad escolar están fuera del sistema educativo. Esta situación busca ser revertida con la educación.
 
La educación inclusiva propone que todos los estudiantes, sea cual sea sus diferencias (deficiencias físicas, sensoriales, mentales), accedan a la escuela pública regular, contando con todos los medios físicos y pedagógicos para completar con éxito el año escolar.
 
La norma señala que ninguna institución educativa pública o privada puede negar el acceso o permanencia de una persona por motivos de discapacidad. Pero por falta de presupuesto o un asesoramiento técnico, la infraestructura de los colegios no se adapta a las necesidades de los estudiantes con habilidades especiales.
 
El docente Raúl Sánchez Miranda, presidente (con licencia) de la Asociación de profesores y Profesionales en la Educación Especial del Perú, precisó que el gran problema para los menores discapacitados físicos, son las vía de acceso. Las instituciones públicas crecen de rampas, baños acondicionados con barandas.
 
En el caso de los que sufren discapacidad auditiva, el problema es mayor. La falta de intérpretes es una limitación, pues es imprescindible para el acompañamiento con el docente, y de esta forma facilitar la comunicación con los estudiantes.
 
La contratación de intérpretes está contenida en la ley 29535, pero aún no existe una reglamentación, comenta el docente. Además los niños que sufren sordera y son de bajos recursos económicos, no acceden a audífonos o implantes cocleares, limitándolos en su acceso a las escuelas regulares.
 
Respecto a la discapacidad intelectual, autismo, parálisis o retardo mental, la inclusión es más aceptable. Para ellos, los docentes, junto a un equipo técnico de Servicios de Apoyo y Asesoramiento a las Necesidades Educativas Especiales – Saanee, realiza las adaptaciones curriculares: reduce la cantidad de contenidos, modificar la profundidad del contenido, y la adecuación de las pruebas escritas.
 
En Arequipa es más satisfactoria la inclusión de los estudiantes ciegos. Ellos logran concluir el colegio y acceder a la educación superior. En este caso las instituciones tienen mayor acceso al material educativo, textos en braille y ábacos, además de la entrega de bastones blancos que les permite ser más independientes.
 
Sánchez Miranda ha observado que en algunas instituciones públicas o privadas que de una especie de discriminación a niños con enfermedades como el cáncer o sida, por temas de prejuicios sociales.
 
EJEMPLO
Este año Andrea Paredes Cano, alumna excelencia del CEBE Polivalente, ingresará a la universidad Nacional de San Agustín al haber obtenido una beca de estudios. Esta aplicada estudiante a pesar de su discapacidad auditiva está dispuesta a ser una ingeniera.
 
Raúl Sánchez exhortó al rector Rohel Sánchez a implementar en la casa agustina la Ley 29973, a fin de gestionar la contratación de intérpretes para sordos, teniendo en cuenta que este año se graduarán del polivalente 15 estudiantes más que aspiran ingresar a la universidad.
Las universidades públicas y privadas deben reservar el 5% de sus vacantes para personas con discapacidad.
 
DISCRIMINACIÓN
Uno de los principales problemas que se presenta cuando el menor ya forma parte de la institución pública regular, es ser sometido a la burla de sus compañeros. Los niños pueden llegar a ser más crueles que los adultos, dando apodos ofensivos o humillaciones, a lo que conocemos como bullying.
 
La coordinadora de la oficina del Consejo Nacional para la Integración de la Persona con Discapacidad (Conadis) en Arequipa, Silvia Aguilar Villa, reiteró la necesidad de trabajar en la concientización de los docentes y alumnos, para evitar que los escolares con habilidades diferentes, sean víctimas de discriminación dentro de la institución.
 
Aguilar refirió que se le había negado la matrícula escolar a una menor de 13 años en el colegio nacional Andrea Valdivieso, ubicado en el distrito de Mariano Melgar. Al hacer pública la denuncia, los encargados de la institución educativa firmaron un compromiso para recibir a la menor en las mejores condiciones.
 
El Conadis hará seguimiento del caso, con el apoyo de un equipo técnico del Saanee. Capacitarán a los docentes y darán orientación a los estudiantes, para sobrellevar una convivencia escolar positiva.
 
Javier Arcos, comisionado de educación de la Defensoría del Pueblo en Arequipa, afirmó que este año no han reportado ningún caso de discriminación en relación durante la matrícula escolar, respecto a alguna discapacidad del alumno.
 
Compartir


Noticias Relacionadas

Leer comentarios