Iré a tu fiesta, así muera en el intento (II)

Por: Adrián Manrique Rojas Los días pasaron volando y el viernes previsto para la fiesta llegó. Gabriel se mantuvo distante de su familia y procuró pasar desapercibido, como buscando quitarse el peso de la culpa por ser un irresponsable; pero sin arrepentirse por decidir asistir a la fiesta de Pablo. El plan parecía ser infalible. Aquella noche, como de costumbre, se despediría de su familia después de cenar y se encerraría en su cuarto, pondría algo de música a bajo volumen, se alistaría para salir por la ventana; descendería por la pared del vecino hasta la calle y se dirigiría … Sigue leyendo Iré a tu fiesta, así muera en el intento (II)