Arequipa

Infractores fueron detenidos por la Policía

17 de enero de 2021
Foto: Vecinos dieron aviso de fiestas clandestinas.

Este fin de semana agentes de la Policía intervinieron a infractores del toque de queda y fiestas clandestinas que se convirtieron en focos de contagio.

Este último sábado vecinos de la Av. Dolores dieron aviso de una fiesta clandestina.

Agentes de la Gerencia de Fiscalización y Sanciones junto a personal de la Policía intervino el local conocido como El Búnker, ubicado en el distrito de José Luis Bustamante y Rivero,

Fue necesario montar un operativo para cercar los alrededores de la zona y de esta forma los asistentes no escapen de la ley.

Los agentes confirmaron que en el interior del lugar había una fiesta.

Incluso, el evento contaba con orquesta en vivo y se encontró varias cajas de cerveza.

Se detuvo a músicos, mozos, cocineros y un grupo numeroso de asistentes. Fueron trasladados a la comisaría a fin de identificarlos.

Sorprendentemente, también había presencia de menores de edad, entre ellos niños y un bebé.

Según indicó la Policía en dicho operativo impusieron 24 actas de infracciones por incumplir con la disposición que prohíbe participar de reuniones.

Por otro lado, efectivos de la comisaría de Palacio Viejo intervinieron una reunión en la calle Pizarro con San Camilo, en Cercado.

En la fiesta infantil clandestina se encontró alrededor de 20 personas, algunas de ellas sin mascarilla.

Evidentemente no se cumplía con el distanciamiento social y se expuso al contagio a los niños asistentes.

Los familiares e invitados del cumpleañero fueron identificados para posteriormente proceder conforme a ley.

Hermanos agreden a policías

El mismo día, dos varones que al parecer se encontraban en estado etílico e infringieron el toque de queda fueron intervenidos por agentes policiales en la plaza de Cayma

A las 11:00 p. m. los hermanos Diego Delgado Lucioni (27) y César Delgado Lucioni (28) discutían en plena vía pública con otros individuos.

Los agentes policiales al notar la situación intervinieron a los implicados.

Diego Delgado se negó a identificarse y frente a la insistencia de los agentes golpeó a uno de ellos.

Su hermano César Delgado hizo lo mismo con el otro agente policial.

Ambos fueron reducidos y trasladados a la comisaría de Cayma.

Durante el proceso de detención los hermanos agredieron a los efectivos con insultos racistas.

El padre de los detenidos, identificado como Enrique Zanabria, llegó hasta la dependencia policial.

Argumentaba ser primo del jefe de la IX Región Policial, general Victor Zanabria, buscando que los agentes se amilanaran por el presunto parentesco.

Pese al intento por frustrar las diligencias, los dos hermanos fueron acusados por presunta comisión del delito de desobediencia y resistencia a la autoridad.

Además de incumplimiento de las medidas vigentes para evitar la propagación de la COVID-19.

Multas por infracciones durante la emergencia
Compartir

Leer comentarios