Arequipa

Tensión en penales por restricción de visitas a internos

1 de abril de 2020
PENAL DE SOCABAYA AREQUIPA
Hasta el momento no hay casos de reos con coronavirus en todo el Perú.

La restricción de las visitas en todos los penales a nivel nacional, tras la declaración del estado de emergencia y el aislamiento social, ha generado tensión entre la población penitenciaria, que ha visto recortados sus beneficios y que también experimentan el temor del contagio del virus.

Arequipa no es ajena a esta problemática, el lunes internos extranjeros del penal de Pucchún (Camaná) protagonizaron una gresca por la utilización de su derecho de llamadas, beneficio que se otorga a la población penitenciaria para que pueda comunicarse con sus familiares, y más ahora que las visitas se suspendieron como medida de prevención para evitar el contagio del coronavirus.

La gresca se produjo por el uso del teléfono entre internos colombianos y venezolanos. Como medida de persuasión incluso fue necesario que el personal de seguridad realice disparos al aire para detener el enfrentamiento.

El hecho no llegó a mayores, por lo que el personal del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) inmediatamente realizó la reubicación de los reos y su aislamiento. Se descartó el saldo de heridos por parte del personal de seguridad.

Desde el estado de emergencia los penales fueron cerrados para evitar la propagación del coronavirus en la población penitenciaria que es vulnerable ante el hacinamiento que existen en las cárceles peruanas.

Al estar alejados de la familia la tensión se hace mayor entre la población penitenciaria producto de la cuarentena obligatoria que se amplió hasta el 12 de abril próximo.

El Ministerio de Justicia informó que hasta el inicio de la semana no existe ningún caso de coronavirus en los penales del país, por lo que el resultado de la medida de prevención ha sido exitoso.

Internos extranjeros se enfrentan en penal de Pucchún Arequipa ...

Agentes del Inpe y la PNP controlaron una reyerta en el Penal de Pucchún en Camaná.
Compartir

Leer comentarios