Arequipa

Congresistas buscan reelección con grandes deudas por pagar

15 de febrero de 2016
Congresistas buscan reelección con grandes deudas por pagar
Los congresistas Juan Carlos Eguren, Tomás Zamudio y Marco Falconí presentan deudas desde los 140 mil hasta los 400 mil soles. Dos de ellos en varias ocasiones se han quejado que “no ganamos 15 mil soles, nos descuentan mucho», pero han declarado como únicos ingresos que tienen del Congreso y sin descuento alguno.
 
SUS  DEUDAS
En repetidas ocasiones, en las elecciones del 2011,  actuales congresistas que estaban en carrera, anunciaban que estaban en contra de la reelección, y que no lo harían en estas elecciones 2016. Sin embargo, los seis buscan continuar sentados en el sillón parlamentario, a excepción de Justiniano Apaza, quien fue excluido de la lista parlamentaria del Frente Amplio. 
 
Tres de los cinco que han quedado en carrera y se han inscrito, tienen grandes deudas en entidades bancarias.
 
Juan Carlos Eguren busca una tercera gestión legislativa. Tiene acumuladas deudas por 140 mil soles, por un crédito hipotecario, aunque no indica en qué entidad bancaria o qué clase de prestamista. Además tiene acumulada una fortuna en cuadros, esculturas y arte, que se eleva hasta los 125 mil soles. Los únicos ingresos que declara son los obtenidos por su tarea legislativa como congresista. 
 
En segundo lugar, está Marco Falconí Picardo, quien tiene deudas acumuladas por 349 mil 730 soles por un crédito hipotecario en el Banco de Crédito del Perú. Hay que considerar que es el congresista que más se ha quejado de su sueldo. En repetidas ocasiones declaraba a la prensa: “Me descuentan mucho, y en verdad llego a cobrar hasta 8 mil mensuales”. La pregunta sería entonces: ¿cómo hace para pagar tal deuda bancaria? 
 
En la declaración de sus ingresos dice que gana 218 mil 400 soles anuales, es decir, al mes percibe 18 mil 200 soles. Aparte de otros 61 mil 428 soles que gana por “Otros Ingresos Anuales” del sector privado.
 
Hay más. Por bienes inmuebles, tiene propiedades por 542 mil 816 soles, provenientes de dos casas, cinco terrenos y una oficina. También por “otros” bienes e ingresos, tiene otro patrimonio de 444 mil 283 soles, con acciones en Luz del Sur (14 mil 283 soles) y Representaciones Auriga SAC (130 mil 667 soles), y poco más de 13 mil soles guardados en dos bancos, y –tal vez un gran amor por la lectura- 286 mil soles en su biblioteca. En suma, casi un millón de soles en su patrimonio, muy lejos de los 617 mil soles que declaró en 2012.
 
Otro candidato con más deudas declaradas es Tomás Zamudio. Tiene un préstamo por 17 mil 878 soles en Cooperativa San Isidro, y otro crédito hipotecario en el Banco Continental por 387 mil 126 soles; que suman 405 mil soles en deudas. El único ingreso que tiene es del sector público, de su trabajo como congresista, por 25 mil 817 soles mensuales.
 
TRABAJO LEGISLATIVO
El incremento patrimonial de algunos congresistas no estaría acorde con su producción parlamentaria. Aunque Ana María Solórzano no declara deudas en la inscripción de su postulación, sí presentó un incremento por el doble de su patrimonio del 2011 al 2016. De 241 mil soles aumentó su patrimonio a 442 mil soles. Pero fue la parlamentaria arequipeña, y también a nivel nacional, con menos producción legislativa, tan solo 45 proyectos presentados al 2014, y solo ocho aprobados hasta el 2016.
 
En penúltimo lugar se encuentra Juan Carlos Eguren, con 77 proyectos legislativos presentados al 2015, de los cuales 18 fueron publicados en el diario El Peruano. Por su parte el congresista con más producción es Tomás Zamudio con 130 proyectos presentados al 2015, y 33 de ellos publicados en el diario oficial de la República. Aunque con poca presencia en la región durante sus cinco años como legislador.
 
Cinco congresistas ya están inscritos ante el Jurado Electoral Especial (JEE) Arequipa 1, y mantienen su convicción que no necesitarán invertir mucho dinero porque, según algunos, mantuvieron un trabajo constante, tanto como legisladores y fiscalizadores en el Congreso y en la región.
 
Juan Carlos Eguren invirtió poco más de 70 mil soles en su postulación del 2011, y ahora “no creo que gaste mucho –dijo-, porque sé que la población sabrá reconocer mi trabajo”, señaló. Lo mismo dijo Gustavo Rondón. Tras su inscripción ante el JEE, señaló: “Mi trabajo en la Comisión de Investigación del Congreso ha sido arduo, y confío en que sea reconocido”. Aunque aceptó que no postula por convicción propia, sino por pedido de su partido Solidaridad Nacional.
 
Según Nilo Cruz: “Los arequipeños aún mantienen una acción crítica sobre sus parlamentarios”. Es por ello que en los últimos 15 años, tras la recuperación de la democracia en el Perú, solo se ha reelegido a un solo congresista. “Algunos también tentaron la reelección pero no lo lograron porque los ciudadanos los rechazaron”, señala el analista político.
 
Compartir


Noticias Relacionadas

Leer comentarios