Salud

Microbioma y salud

13 de diciembre de 2020

Nuestro cuerpo no solo es nuestro, también es el hogar de trillones de microorganismos que constituyen nuestro microbioma: una comunidad de microorganismos vivientes que contribuye a mantener nuestra salud y bienestar.

Por: Numa Tamayo B.

Médico endocrinólogo

El microbioma intestinal, está constituido por 30 trillones de microorganismos, bacterias, hongos, virus y protozoarios, que no solo no causan enfermedad, sino que son vitales para mantenernos saludables. El microbioma de una persona es tan particular como las huellas dactilares, su variedad depende de muchos factores: el tipo de alimentación, el uso de medicamentos como los antibióticos y antiácidos, de la lactancia materna o artificial, el exceso de higiene etc.

Cambios en el microbioma intestinal, hacen la diferencia entre buena salud y varias enfermedades crónicas. La investigación médica ha demostrado que la disbiosis intestinal o desequilibrio en las bacterias intestinales podrían ser la causa de muchas enfermedades crónicas como las enfermedades autoinmunes, la enfermedad de Crohn y el síndrome del intestino irritable.

MICROBIOMA SALUDABLE

La clave para tener un microbioma saludable es la alimentación adecuada, una dieta rica en fibra como los vegetales, las frutas, las nueces, semillas, granos enteros y legumbres. Este tipo de alimentación, no solo es buena para el que la usa sino para su microbioma ya que mantenemos una relación simbiótica (mutuamente beneficiosa) con nuestra flora intestinal. La alimentación rica en carnes rojas o procesadas, comida chatarra, carbohidratos de absorción rápida, como jugos, gaseosas y harinas, promueven un microbioma distinto al normal, que es una de las causas de obesidad y sobrepeso. Cuando un grupo de personas obesas, cambió a una dieta rica en vegetales, frutas, nueces y grasas saludables (dieta mediterránea), el microbioma de obesidad mutó a un microbioma saludable y las personas perdieron peso rápidamente. El exceso de calorías no es la única razón para la obesidad, el tipo de alimentación al modificar el microbioma intestinal causa una mayor recuperación y absorción de nutrientes que empeora la tendencia a la obesidad y al hígado graso no alcohólico.

MICROBIOMA E INMUNIDAD

El microbioma intestinal ejerce un importante efecto sobre la respuesta inmune del ser humano (el sistema inmune nos defiende contra los agentes extraños). En 1,989 se demostró que la disminución de la carga microbiana intestinal debida a elevación de los estándares de higiene en los países desarrollados, podía causar un aumento en las enfermedades autoinmunes como el asma bronquial y la diabetes mellitus tipo 1. La “teoría de la higiene” supone que la higiene excesiva y la disminución marcada de la exposición a las bacterias a temprana edad, impide el correcto desarrollo de los mecanismos reguladores del sistema inmune, que previene la respuesta inapropiada del sistema inmunológico. Hay diferencias marcadas en el microbioma intestinal de los niños que viven en zonas rurales y los de la ciudad, posiblemente relacionada a la alimentación más rica en fibra y alimentos naturales y a la mayor exposición bacteriana de los niños del campo. Las alergias y el asma son muy raras en los niños de zonas rurales. Un microbioma saludable ayuda a prevenir la aparición de las enfermedades autoinmunes (las causadas por el ataque inmune de los tejidos propios).

MALES GASTROINTESTINALES

Síndrome del intestino irritable (SII): Es una enfermedad que cursa, sea con diarrea o con estreñimiento asociados con flatulencia y retortijones, no relacionados a un problema estructural del intestino. Se ha demostrado una diferencia importante entre el microbioma de los pacientes con SII, los que tenían menos bacterias saludables como lactobacillus y bifidobacterium, que los controles sanos. Estas bacterias benignas inhiben la fermentación de los carbohidratos y la proliferación de los clostridios. Los alimentos que contienen probióticos (bacterias saludables), mejoran los síntomas del SII. También algunos antibióticos no absorbibles como la Rifaximina, ayudan con el tratamiento del SII y funciona al reducir la sobrecarga intestinal de bacterias nocivas.

Enfermedad intestinal inflamatoria (EII): Alteraciones en el microbioma normal se han relacionado a la aparición de inflamación crónica intestinal, tanto la enfermedad de Crohn (EC) y la colitis ulcerativa (CU). En ambas enfermedades la diversidad de la flora intestinal esta disminuida y hay predominio de enterobacterias y otras bacterias nocivas. Esto sugiere que la pérdida del efecto antinflamatorio del microbioma normal puede ser una de las causas de estos problemas.

SALUD MENTAL

El intestino humano tiene una relación estrecha con el hipotálamo (cerebro involuntario) por una red extensa de fibras nerviosas, que están influidas por el microbioma. Existe el eje microbioma-intestino-cerebro, por medio del cual las bacterias intestinales influyen en la función cerebral. Un microbioma anormal produce una respuesta inflamatoria que afecta la función mental, al contrario, un microbioma saludable ayuda a dormir mejor y a una mente aguda, sintiéndonos mucho mejor.

La investigación científica del microbioma, es una ciencia emergente, todavía hay mucho que descifrar y aclarar, pero el tipo de alimentos que consumimos y la cantidad de los diferentes nutrientes juega un rol preponderante en nuestra salud.

DATO

El microbioma intestinal tiene un profundo impacto en la salud humana. Un microbioma saludable inducido por alimentación adecuada (dieta mediterránea) ayuda a reducir los riesgos de la obesidad, diabetes, hígado graso, enfermedades autoinmunes y las enfermedades inflamatorias intestinales, razón más que suficiente, para mejorar nuestra alimentación.

Compartir

Leer comentarios