Coronavirus

COVID-19 permitirá ampliar inclusión financiera en la población arequipeña

6 de junio de 2020
Casi la mitad de arequipeños utiliza servicios bancarios.

La inclusión financiera implica ampliar el acceso de productos y servicios financieros a personas sin ninguna relación bancaria.

En Arequipa el 46 % de la población usa algún servicio del sistema financiero formal y con la propagación del COVID-19, se prevé ampliar la inclusión financiera a personas sin ninguna relación bancaria. La tarjeta de débito es el producto más utilizado, aunque los cajeros automáticos aún no tienen la costumbre de ser muy usado.

La inclusión financiera implica ampliar el acceso de productos y servicios financieros a personas sin ninguna relación bancaria, además de la alfabetización financiera y tecnológica, con el objetivo de mejorar su calidad de vida. La pandemia del COVID-29 es la ocasión indicada para que las entidades bancarias aumenten la cultura monetaria en la población peruana y arequipeña.

De acuerdo a últimos datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en Arequipa el 46 % de la población mayor de 18 años y en condición ocupada, usa algún servicio del sistema financiero formal. Este porcentaje está por encima del promedio nacional que es del 43 %.

A nivel de otros departamentos, los ocupados residentes en la Provincia Constitucional del Callao (58,7 %), provincia de Lima (55,4 %), Moquegua (50,7 %), Ica (49,5 %) y Amazonas (48,8 %), registran porcentajes por encima del valor nacional (43,2 %) de la población que usa algún servicio del sistema financiero formal. Por otro lado, los residentes en Apurímac (23 %) y Cajamarca (29,4 %) muestran menores porcentajes de bancarización.

Según el INEI, un 47 % de los adultos peruanos son clientes de algún banco o financiera (aunque no necesariamente lo utilice). El resto no es titular de ningún producto financiero. Con respecto a la población ocupada mayor de 18 años de edad, solamente 4 de cada 10 peruanos tiene acceso o hace uso de alguno de los servicios bancarios.

INCLUSIÓN FINANCIERA

Melisa Murialdo, analista de www.elmejortrato.com.pe, señala que la coyuntura que transitamos brinda una oportunidad para potenciar los medios electrónicos de pago y desalentar consecuentemente el uso del efectivo, situaciones que para ser viables requieren de acelerar el proceso de democratización de inclusión financiera.

“Si los bancos saben aprovechar la oportunidad que les acerca hoy el comercio electrónico incrementarán la cantidad de personas que se encuentran agregadas al sistema financiero, ya que ofrecer la mayoría de los bienes y servicios por los canales tecnológicos es vital en un momento de aislamiento social”, señala.

DATO

Por ende, si las personas no están incluidas financieramente van a continuar prefiriendo “romper” con el aislamiento que realizar sus transacciones de manera online. Pero para que puedan “competir” con el efectivo, las formas de pago electrónicas deben ser no solo seguras para evitar los fraudes informáticos sino también accesibles a toda la población, rápidas y sencillas sin trámites burocráticos engorrosos que hacen círculo interminable de contraseñas y verificaciones que paradójicamente terminan dando la sensación de haber expuesto toda tu privacidad desalentando el proceso de digitalización de la población.

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios