#MisionCultura

“Denle su espacio a cada cosa; que las experiencias de la vida sean significativas”

31 de mayo de 2021
Foto: "Me molestaba que la libertad del ser humano fuera mellada por el concepto del pecado"

EN BUSCA DE UN MEJOR PAÍS CON PERSONAS CONSECUENTES

#YQuéHaríasTú?

Andrea Quevedo nació en Arequipa el 3 de setiembre de 1976. Tiene 44 años; es egresada de Producción en Medios en la Universidad Católica de Santa María y es, según la opinión del cineasta arequipeño Luis Portocarrero, la primera mujer en realizar un cortometraje en la región. Una pionera arequipeña.

Por: Gabriel Herencia

Andrea Quevedo ama el rock, pero también respeta la hermosura de otros géneros.

Foto: Andrea Quevedo ama el rock, pero también respeta la hermosura de otros géneros.

Andrea llega, tiene el cabello de color turquesa, botas de cuero y colores que corren sobre su piel. Antes de empezar a conversar e intercambiar ideas, historias y experiencias; se rocía alcohol en las manos y me recuerda mantener la distancia entre ambos.

“Tenemos que ser consecuentes a cada momento, ayer han habido 40 muertos por covid en Arequipa”, recuerda como una especie de sentencia.

Se saca la mascarilla y muestra una sonrisa color azul oscuro.

Andrea Quevedo terminó la etapa escolar en el colegio Ntra. Sra. de la Merced de Yanahuara; vive en Cayma hace 30 años y por sus venas corre sangre arequipeña, trujillana y chilena. Hija de don Julio Quevedo Gallardo, trujillano devorador de parihuelas picantes y de la chilena Roxane Vibert Casas, la más rubia de Arequipa y balnearios, como le dice Andrea.

  • Puedes ver: “El emprendimiento le ha dado sentido a mi vida, me ha salvado”
  • Gracias por venir Andrea, a pesar de las circunstancias, tenerte aquí presente para escuchar tus historias, significa mucho. Como ya es costumbre en estas entrevistas, cuéntanos por favor tres momentos que hayan significado mucho para ti, sin importar el orden.

Cuando estaba terminando el colegio, en plena adolescencia, empezó mi ruptura con la iglesia. Yo participaba, gracias a las madres del colegio y en especial a la madre Rosalbina en obras sociales y actividades de alabanza a Dios; pero me hallé en un momento de profunda tristeza y dudas. Recurrí a un sacerdote a través de la confesión y aunque él no tenía la obligación de ser mi psicólogo, sentí que no le interesó en lo absoluto lo que me pasaba. Ese pequeño incidente me abrió los ojos para entender cuántos preceptos apuntaban a un comportamiento correcto en base al miedo a Dios y no necesariamente en función a hacer el bien por sí solo. Y entre muchas ideas me molestaba que la libertad del ser humano fuera mellada por el concepto del pecado, anulando una característica inherente a la existencia. Fue un gran momento de liberación que mantengo hasta ahora.

  • Enajenarnos de la iglesia como institución, pero eso no significa tampoco dejar de lado la espiritualidad…

Exacto… Yo respeto todos los credos y entiendo la fe de las personas creyentes; pero en general creo que las iglesias, sobre todo la católica, tienen mucho rabo de paja.

  • Tu primer momento fue a los 16 años, siendo una adolescente, ¿cuál sería tu segundo momento?

Cuando salí de la universidad lo que yo quería hacer era dirigir cine y gracias a la Asociación de Realizadores de Ficción de Arequipa – ARFA, iniciada por el cineasta Luis Portocarrero Loyola, que convocó a varios amigos aficionados al séptimo arte, se logró consolidar un grupo para ver, comentar y hacer cine. Por esos años no había ni iniciado a hacer mi tesis, pero la ARFA nos impulsó a escribir guiones y realizar cortometrajes. De las noches de largas tertulias sobre películas maravillosas pasamos al ¡luces, cámara… Acción! Esa época fue el mejor aprendizaje para dedicarme a la producción y me hizo entender que mi mayor felicidades es estar en rodaje. Grabé un corto que dura 19 minutos, se llama “El Averno” y todavía se le puede encontrar en YouTube. Se hizo en formato miniDV y como todos los cortos que hicimos, contó con la colaboración desinteresada y apoyo de actores, auspiciadores e instituciones del rubro de la comunicación.

  • Las producciones audiovisuales son hermosas y también trabajosas…

¡Sí! A veces las personas creen que es fácil, pero no saben el trabajo que realmente significa, la cantidad de tomas, los imprevistos, mil situaciones…

Sabe apreciar las bebidas, pero su preferida, es el ron.

  • Pero el resultado final, lo vale

Indudablemente es lo mejor, si es que sale como pensabas, claro.

  • Pasamos a tu tercer momento, ¿cuál fue?, ¿cuándo?

Por el año 2008, empecé a conocer cómo era en realidad la cocina peruana. Todo se inició con mi colaboración en un proyecto gastronómico llamado “La Jato – Pescados y Mariscos” de César Deglane, donde para ayudar, me metí a cocinar y a descubrir los aromas y sabores que nunca había tenido en casa porque mi mamá no usa muchos condimentos. Los aderezos, el ají panca, el ají amarillo, las técnicas para tratar los insumos y el resultado de una parihuela, un arroz de mariscos, etc., me hicieron tocar el maravilloso legado de nuestra comida. Entendí cuánto me apasiona la cocina.

  • La gastronomía peruana es sin lugar a dudas, una maravilla…

¡Y la arequipeña aún más! Toda la historia que existe en un solo plato es impresionante; ahora que trabajo para la Sociedad Picantera de Arequipa, he podido descubrir un mundo nuevo. La gastronomía es realmente increíble e infinita.

  • Que hermosas palabras, ahora, llegamos a la parte final, después de conocerte en base a esos tres momentos que nos has brindado, cerraremos con 5 preguntas, cuyas respuestas tienen que salir de tu corazón, de lo que tu vida te dice debería de ser.

Adelante.

1.- Es sabido ya que nuestro sistema sanitario siempre ha estado en colapso constante, ¿cómo mejorarías el sector salud?

Hay que empezar con un diagnóstico general de la verdadera situación de nuestros hospitales y centros de salud. Tenemos infraestructura pero hay que identificar cuánto  equipamiento hace falta en cada uno de los centros de atención públicos. Por otro lado la burocracia impide que nuestro sistema de salud sea eficaz y eficiente. Creo que muchos de nuestros servicios públicos deberían ser tratados de forma empresarial, con metas claras e incentivos para hacer que los colaboradores de todo nivel sean más productivos y los servicios lleguen a un estándar de calidad óptimo. Lo estatal tiene que dejar de ser sinónimo de malo o mediocre.

2.- En la última Prueba Pisa: 2018, el Perú se encontró en el puesto 64 de 77 países pero según el Ministerio de Educación, tuvimos mejoras, ¿cómo mejorarías el sector educación?

Deberíamos de buscar que todo lo relacionado a educación, sea top, que se fiscalicen todas las instituciones educativas, tanto públicas como privadas, buscar que las currículas no sean tan homogéneas desde un punto determinado de la vida escolar. Por ejemplo, a partir de tercero de secundaria, se podría dirigir la vocación de los estudiantes haciendo que se acerquen a los cursos que más les interesan y no obligarlos necesariamente a estudiar materias que los aburren. ¿Más de ciencia, arte, matemáticas? Que estudien más de eso que les gusta y apasiona. Que dejen de lado cosas que no les van a servir nunca y ganar tiempo en camino a su vocación profesional. Yo tuve que estudiar logaritmos y nunca más los apliqué personalmente en mi vida laboral. Otra cosa que creo se debería impulsar en nuestro sistema educativo es la lectura. Los estudiantes deben leer y comprender mucho más. Pero hay que guiarlos para que lean lo que les guste. Que no les impongan temas ni textos. En resumen, desde cierto punto, en la secundaria al menos, hay que hacer un trabajo más personal con cada estudiante para ir marcando sus estudios superiores y afirmar su vocación.

3.- Analistas nos ven como una de las economías que se perfila a tener un buen crecimiento en este año, a pesar de la pandemia, pero la gente no parece sentirlo y los bolsillos tampoco, ¿cómo mejorarías la economía peruana?

Hay que apoyar indudablemente a la inversión privada, pero que se respeten los derechos laborales, que la inversión privada grande, pague y cumpla lo que está estipulado. Buscar que el tratamiento en cuanto a la fiscalización, sea igual para todas las empresas, se acosa a las pequeñas y medianas empresas, pero no a las grandes empresas. Nosotros ya sabemos qué empresas deben millones. La inversión privada debe avanzar, pero que cumplan las reglas con respecto al estado y a los derechos laborales.

4.- La inseguridad ha incrementado, algunos dicen que es por el desempleo que ha crecido, tenemos también la migración, la pandemia, varios factores, ¿cómo mejorarías la seguridad nacional?

Tenemos que aumentar la capacitación en la Policía y unidades de seguridad ciudadana. Intuyo que su formación oficial no es suficiente y ciertas habilidades del día a día, en intervenciones urbanas y el combate a la delincuencia común, no se han desarrollado. Hemos visto con mucho pesar, escenas terribles donde hasta una parroquiana con varias copas de más, cachetea a un comisario y este no atina a enmarrocarla como correspondería a su envestidura de agente del orden. Por otro lado hay que trabajar en el principio del respeto a la autoridad. Los peruanos no sabemos respetar ni las leyes ni a quienes se encargan de hacerlas cumplir. Sin ir muy lejos y es un ejemplo que siempre se menciona, en países como Chile, a los carabineros se les tiene mucho respeto y se dice que los “pacos” son “incoimeables”. Por ahí también va la cosa, es evidente que no le vas a tener respeto a alguien al que sabes le puedes romper la mano. Es una coyuntura lamentable pero real en nuestro país y a todo nivel. Hay corrupción entre las fuerzas del orden, esos malos elementos no contribuyen a que sintamos que podemos confiar en nuestra policía.

Con Borges, el gato. Adora a los felinos.

5.- El respeto, tan básico y no lo tenemos caray… Llegamos a la parte final, a la quinta y última pregunta, ¿qué mensaje le darías a los jóvenes?

Denle su espacio a cada cosa; hagan, vivan pero que las experiencias sean significativas, que no pasen así no más, que no sean como comer un chicle y ya.

Y no se olviden jamás del respeto por los que llegaron al mundo antes que ustedes. De todos lados se aprende. Ahora que ustedes llegan al mundo con muchas más posibilidades de información, pueden aprender más rápido pero no se olviden que la experiencia también enseña bastante y no hay por qué despreciarla, sobre todo si viene de quienes ya hicieron las cosas antes que ustedes.

Saber encontrarle enseñanzas a las experiencias de la vida. Que increíble Andrea, sin lugar a dudas, muchas gracias, por tu tiempo, tus palabras y tu paciencia.

A ti Gabriel, a cuidarse mucho y no olvidemos ser empáticos con todo el que se nos cruza por el camino.

Soy consecuente porque para tomar mis decisiones las he pensado”
Compartir


Leer comentarios