Arequipa

El problema de la salud mental en el Perú

1 de febrero de 2021
Foto: Lamentablemente, ocurrió otro suicidio en el Hospital COVID-19.

La pandemia trajo consigo la nueva enfermedad que ha arrebatado millones de vidas, y a su vez ha empeorado la salud mental que también llega a ser un serio problema en esta época de incertidumbre.

El día de hoy, un hombre se lanzó del segundo piso del Hospital COVID-19 Honorio Delgado Espinoza de Arequipa, dado que sufría depresión por la situación nada favorable que llevaba.

Este sería el tercer caso de suicido registrado en el nosocomio, y el segundo en lo que va el año.

REGISTROS

El director del hospital COVID-19 Honorio Delgado Espinoza de Arequipa, Richard Hernández, señaló el mes pasado que tomarán medidas a causa de los suicidios que se presentaron dentro del establecimiento.

Ante estas problemáticas, el director decidió tomar medidas como colocar mallas en las salidas hacia los balcones, incrementar la vigilancia y realizar terapias mentales para todos los infectados con esta enfermedad.

“Como primera medida que hemos determinado con el equipo técnico, aparte de la seguridad que se tiene que reforzar, vamos a poner unas puertas de malla.

Para evitar que el paciente salga al balcón y también garantizar la aireación de los ambientes, ante la circunstancia en que vivimos”, indicó.

El primer caso de suicidio registrado dentro de las instalaciones ocurrió en el mes de julio del 2020, durante el pico más alto de contagios en la ciudad blanca.

La persona se encontraba recuperándose de la enfermedad, estaba conectado a oxígeno y recibía tratamiento con fármacos.

Sin embargo, el paciente entró en angustia y eso habría motivado que se precipitara desde una ventana del segundo piso del lugar.

El personal médico lo auxilió, sin embargo, perdió la vida.

El mes pasado, un adulto mayor internado en el área de COVID, decidió acabar con su vida usando las sábanas de su cama.

Los familiares de la víctima señalaron que el personal no se encontraba en sus puestos a la hora del hecho.

“No fue un descuido del personal de salud, si se tiene el suficiente personal para atender a los 59 pacientes que están en esta área”, refirió el director.

Por último, el más reciente ocurrió el día de hoy cuando un paciente de 57 años también con síntomas del nuevo coronavirus se lanzó del segundo piso del hospital, la víctima habría sufrido de depresión al estar internado y no tener resultados favorables en su situación.

Ante este hecho, el hospital está gestionando poner rejas en las ventanas.

“El nosocomio no es una cárcel, en ese sentido debemos entender que no podemos poner rejas en todo lugar donde puede un paciente puede optar por tomar decisiones fatales. Sin embargo, debemos hacerlo, debido a las circunstancias” declaró el director.

NECESIDAD

Tras estos fatídicos desenlaces ocurridos en el nosocomio, muchos se preguntan de qué manera podemos implementar la salud mental en Arequipa que llega a ser tan importante y necesaria para todos.

Durante la pandemia, sentimientos como la ansiedad, miedo, frustración, tristeza y soledad son experimentos por muchos, y más aún por personas que afrontan o afrontaron esta enfermedad, que derivan en ansiedad grave y la depresión profunda, tendiendo a empeorar hasta tomar como única opción, el suicidio.

El impacto de la pandemia, llega a ser muchas veces desesperanzador tanto para adultos como niños.

El desempleo masivo, el aislamiento social y la ansiedad están pasando factura a personas en todo el mundo.

Según la OMS, más de 80 000 personas mueren cada año por suicidio, siendo el 79 % de todos los suicidios producidos en países de ingresos bajos y medianos.

Asimismo, según el Sistema Nacional de Defunciones (SINADEF), en el año 2020 durante la pandemia, 432 personas decidieron acabar con sus vidas a nivel nacional.

Y en Arequipa, el año pasado, 93 personas fallecieron a causa de suicidio, posicionando a la ciudad blanca como una de las regiones donde más se registran estos casos.

SOLUCIÓN

Ante esta preocupante situación, es necesario promover prácticas saludables para el cuidado de la salud mental de la población.

Tanto como pacientes COVID-19 como a nosotros mismos, saber y aprender a escuchar es muy necesario para saber conocer los sentimientos y pensamientos de la persona.

Además, el mejor sustento para los momentos difíciles, siempre será la familia.

Finalmente, porque donde hay buena comunicación, existe un ambiente de unión y una buena autoestima consigo mismo.

DATO

Si necesitas ayuda, puedes llamar a la línea 113, opción 5.

Más adicciones en jóvenes por cuarentena

Compartir

Leer comentarios